jueves, diciembre 01, 2005

Sufragio efectivo, no reelección.

Todos nosotros hemos tenido una de esas relaciones que se deterioran no por la falta de afecto, sino por la poca voluntad de demostrarlo; es una relación de este estilo la que yo tengo con mi patria. Yo amo a mí pais, pero que nadie se confunda, eso no significa que sea prehispanifílico, o que me guste el tequila, o los mariachis o que le héche porras a la selección, de hecho toda esa mexicaneidad cursilona me parece engorrosa. Yo quiero a mi nación como cualquier ciudadano de un republica lo haría, entiendo y me identifico con los ideales que hicieron de este un país libre, soberano, demócratico y laico, pero como decía al principio tengo pocas oportunidades de demostrarlo. Una oportunidad perfecta se presenta a mediados del año que viene, las elecciones presidenciales son el ritual más representativo de un estado democrático, una muestra innegable de cariño para con la patria es cumplir la obligación cívica de ir a votar. Pero hay un problema que no deja de acongojarme, sufragar es una forma legitimizar y aceptar el sistema de elección popular para la designación de funcionarios públicos, pero tiene el curioso efecto secundario de legitimizar también al candidato electo durante su periodo, y es este efecto secundario el que me causa porblemas, pues aunque estoy convencido de que votar es mi derecho y mi obligación, y estoy disupesto a aceptar y ser partícipe de la democracia, no me siento particularmente a gusto con legitimizar a ninguno candidatos disponibles.

Así estimados lectores estoy en la disyuntiva de elegir con el criterio de "menos peor" (bastante díficil por cierto), o de ir a anular mi voto, que en este país es exactamente lo mismo que no ir a votar. Estoy abierto a sugerencias.

Se ha dicho lo siguiente

Blogger * bleh' dijo...

y cual fue el comentario?

10:53 p. m.  

¿Comentarios?

<< Regresar a leer mas chingaderas.